Noticias

 

Con el fin de reducir el riesgo de contagio del virus Covid19, la alcaldesa de Arrigorriaga, Maite Ibarra, ha ordenado que el mayor número posible de empleados y empleadas municipales trabajen desde casa, por lo que acudirán al ayuntamiento solo en los casos en que sea inevitable.

El Ayuntamiento entiende que en este momento debe actuar más que nunca en favor de los intereses generales. Presidida por la alcaldesa, el lunes se reunió la mesa de seguimiento de esta situación de emergencia y realizaron un análisis de los servicios municipales. El Ayuntamiento ha identificado los servicios esenciales cuyo desempeño debe quedar asegurado durante la crisis sanitaria y que quedan exceptuados de la posibilidad de trabajar desde casa.

El gobierno municipal también ha modificado su método de trabajo. Sigue trabajando, pero tomando las medidas necesarias que requiere este estado de alarma, como por ejemplo realizando las reuniones de forma telemática. Después de que las personas responsables de cada área hayan analizado su situación y garantizando la prestación del servicio necesario, los servicios municipales se organizarán de la siguiente manera:

  • En el Servicio de Atención Ciudadana (SAC) únicamente se ofrecerá el servicio telefónico (944 020 200) y se trabajará de forma rotatoria para asegurar la presencia mínima de personas en un mismo momento.
  • En los Servicios Sociales se divide la plantilla en dos, y trabajarán en días alternos. También se realizarán todas las consultas telefónicamente, a través del número 944 020 206. En lo que se refiere a la brigada municipal, se limitarán a los trabajos de emergencia. También trabajarán de forma rotatoria.
  • La Policía Municipal, sin embargo, teniendo en cuenta la naturaleza de su trabajo, mantendrá su actividad ordinaria.

Esta situación no sólo está afectando a la organización del personal, sino también a otras áreas. En cuanto a los procesos administrativos, por ejemplo, el decretar el estado de alarma ha supuesto la interrupción de todos los procesos administrativos. Los procedimientos en curso, no caducarán, y se volverán a retomar cuando finalice el estado de alarma. El hecho de que la actividad municipal esté reducida a los servicios mínimos, ha provocado también que las juntas de gobierno, comisiones y plenos se suspendan en tanto no haya una que tomar una decisión ineludible.